La última revolución, plantas generadoras de energía

Imagen La última revolución, plantas generadoras de energía

Eliot F. Gomez/Linköping University

Están presentes en patios, terrazas, jardines y salones de las casas para decorar, alegrar la vista y dar un tono de color. Pero hasta el momento nadie se había parado a pensar que las plantas podían ser una fuente de energía aprovechable. Así lo ha demostrado un grupo de investigadores de la Universidad sueca de Linköping. Aunque parezca un experimento de ciencia ficción, han conseguido que una simple rosa sea capaz de producir energía. Todo se basa en el complejo sistema que trasporta los azúcares de las hojas a las raíces, y el agua y el resto de nutrientes de las raíces a la planta. Un constante movimiento que, salvando las distancias, podría asemejarse al de una central eléctrica.

Para demostrar que esto es posible, los investigadores suecos realizaron dos experimentos. Por un lado insertaron una serie de cables en el tallo de la rosa. Con el objetivo de que se pudiera conducir la energía, introdujeron el tallo en PEDOT, un polímero que se usa habitualmente para fabricar pantallas táctiles. Después de dos días, cortaron el tallo y comprobaron que la conductividad era perfecta. Gracias a la acción del polímero demostraron que es posible crear un circuito dentro de la rosa, algo impensable hasta el momento.

Por otro lado, los investigadores se centraron en las hojas. También gracias al polímero PEDOT junto a nanofibras de celulosa, comprobaron cómo la corriente circulaba por ellas de manera sorprendente.

Muchos se preguntarán si este revolucionario avance tiene aplicaciones concretas. Aunque habrá que seguir investigando, sobre el horizonte planea la posibilidad de que se pueda obtener de las plantas energía sin necesidad de arrancarlas, como sucede en la actualidad cuando se queman para obtener biocombustibles. Un pequeño paso que el tiempo dirá si consigue dar una vuelta de tuerca al ámbito de las energías limpias.

Relacionados

Noticias que te pueden interesar