Autobuses de hidrógeno, generadores móviles de alta potencia

Hace años que la marca Toyota apuesta por el hidrógeno como combustible alternativo a otros con bajas emisiones contaminantes, como el biodiesel o la electricidad por ejemplo. Ahora y con vistas a uno de los acontecimientos más esperados (las olimpiadas de Tokio del 2020), la firma nipona propone utilizar autobuses impulsados por este gas para transportar a los deportistas, visitantes y autoridades en sus circuitos por la ciudad o en sus desplazamientos dentro de la villa olímpica. Pero los autobuses de Toyota irán un paso más allá logrando que sus “pilas” de hidrógeno puedan ser utilizadas, en caso de emergencia, a modo de potentes generadores de energía. Se prevé que las pilas de combustible de los autobuses de hidrógeno de Toyota sean de 600 litros y ofrezcan una nada despreciable potencia de 235 kWh.

Pero ¿Cómo funcionan los motores de hidrógeno? Si se unen átomos de hidrógeno y oxígeno se forma un proceso químico en el que se forma agua, pero también se libera electricidad. Es parte de esta corriente eléctrica la que, mediante un convertidor, pasará a una pila que alimentará directamente al motor del vehículo, impulsándolo. El resto de esta energía se emplea para cargar una batería auxiliar para proveer de corriente a los diferentes sistemas eléctricos del vehículo (en este caso un autobús), como el motor de arranque, la dirección asistida, el alumbrado, el climatizador... El agua resultante de este proceso se expulsa, ya convertida en vapor, por el escape.

Sin duda los Juegos de Tokio serán un magnífico escaparate para que la empresa demuestre la eficiencia del hidrógeno como combustible no solo para vehículos particulares sino también para el transporte público de viajeros, convirtiendo además a estos últimos en singulares “generadores móviles” de alta potencia.

Más información | Toyota

Relacionados

Noticias que te pueden interesar